martes, 21 de febrero de 2012

SINDICALISMO: ¿INSTITUCIÓN O PODER?




* Madrid-Manifestación (19.02.12)








ELECCIONES GENERALES (20N). RESULTADOS.


El 20 de noviembre del pasado año 2011 se celebraron en España unas Elecciones Generales que supusieron el mayor triunfo obtenido por el Partido Popular (PP) dirigido por Mariano Rajoy con 185 diputados, en línea con las Autonómicas y Municipales del mes de mayo que dejaron un mapa azul-popular en casi toda España y al que, muy probablemente, se sumará la autonomía andaluza el próximo 25 de marzo.


Y, por el contrario, el mayor descalabro del "bicéfalo" Partido Socialista (PSOE) dirigido por Zapatero-Rubalcaba  que quedó en 110 escaños, inferior al resultado obtenido en 2000 con Joaquín Almunia (125) el cual, de forma honrosa, presentó su dimisión inmediata, en línea igualmente con Autonómicas y Municipales donde pierden sus "feudos-taifas" tradicionales como Castilla La Mancha, Extremadura, Asturias,...y casi seguro la Andalucía de los "Eres".


En las Autonomías "más independentistas" como País Vasco y Cataluña gobiernan PSOE y CiU, respectivamente, pero ambos con ayudas del PP, más de apoyo parlamentario en el primer caso, y más puntual en el segundo.
A destacar la entrada de Progreso y Dirección (UPyD) en el Congreso con grupo propio, formación tal vez "bisagra" muy necesaria en un futuro, y la muy negativa de AMAIUR-BILDU-ETA que, aunque no consigue grupo propio, es una anomalía que degenera y aún envilece a un Parlamento democrático por mor de una decisión muy criticada del TC por un voto, lo que puede tener graves consecuencias futuras.


He indicado lo anterior para hacer constar que el gran respaldo electoral al PP (en todos los niveles) le faculta y obliga, muy en conciencia, para proponer las Reformas Estructurales inmediatas más urgentes (Financiera, Laboral, Energética,...), así como ejecutar con decisión el desarrollo de estas y otras medidas pertinentes para conseguir, en el menor plazo posible, los ajustes necesarios minimizando, en lo posible, los costes sociales que conllevan.


La "herencia recibida" del gobierno "bicéfalo" Zapatero-Rubalcaba es pavorosa, con unos elevados índices de endeudamiento, déficit y otros, pero sobre todo de DESEMPLEO, con un paro que dobla la media de la Unión Europea (UE) y, en términos juveniles, con la mitad de ellos sin trabajo, por no citar la decadencia en cuanto a valores, esfuerzo, rigor, orden, deberes, educación, sentido de unidad y vertebración territorial, política exterior, ... imprescindibles de recuperar paralelamente a resolver los problemas económicos.


Pensaba escribir sobre las citadas Reformas pero, a la vista de las manifestaciones sindicales del domingo 19 de febrero de este 2012, con previsiones de una huelga general en ciernes, "cuando convenga a los convocantes", he decidido analizar las mismas.


PODERES E INSTITUCIONES CONSTITUCIONALES.


Nuestra vigente Constitución de 1978 enumera y consagra diferentes Instituciones, de las cuales sólo tres conforman los Poderes del Estado para organizar el funcionamiento de nuestro país, correspondiendo a la clásica división de Montesquieu: los poderes Legislativo, Ejecutivo y Judicial que, además, deben responder a Instituciones separadas (Cortes Generales, Gobierno y Jueces y Magistrados), es decir, a la tan deseada "separación de poderes", que ya Alfonso Guerra, el entonces todo poderoso Vicepresidente del Gobierno, dio por "muerta" a mediados de los 90.


Existen otras Instituciones constitucionales pero, a nuestros efectos, el sindicalismo se recoge en varios artículos, de los que sólo indico el nº 7: "Los Sindicatos de trabajadores y las Organizaciones Empresariales contribuyen a la defensa y promoción de los intereses económicos y sociales que les son propios. Su creación y el ejercicio de su actividad son libres dentro del respeto a la Constitución y a su ley. Su estructura interna y funcionamiento deberán ser democráticos."
Asimismo, el artículo 28.1 formula el derecho de libertad sindical como un derecho fundamental, recogiendo en su párrafo 2º el derecho de Huelga.
(Ver un excelente análisis aquí).


EL SINDICALISMO.


Los Sindicatos representan, pues, una importante Institución que, en lo que a mi respecta, siempre he respetado mucho y considerado no sólo necesaria sino imprescindible en una democracia como "contrapeso" a otras, y fundamental para el desarrollo económico y social. 


Y he conocido y "convivido" con el sindicalismo en general, y con el minero asturiano en particular, en épocas muy difíciles por cierto, por lo que he aprendido y aún admirado a sus líderes, recios defensores de los trabajadores, esforzados en su acción, viviendo de su salario, sin concesiones a otras ayudas o pactos, independientes, aunque siempre con un talante negociador en defensa también, y en primer lugar, de la propia empresa aceptando la negociación siempre en función de las circunstancias económico-sociales, y no de razones partidistas, gobierno de turno, ayudas a recibir, consejos donde sentarse o poder a repartir. 


Queda claro pues la legalidad y necesidad del sindicalismo y sus variadas formas de opinión, manifestación y aún de huelga, pero en la actualidad está muy en juego la viabilidad económica de España y su imagen externa dada su gravísima situación heredada del gobierno anterior, pero también la legitimidad de algunos líderes sindicales de alto nivel para representarlos, a la vista de su comportamiento en los pasados ocho años.


A estas "manifestaciones" se ha unido la denominada izquierda global, en sus más variadas representaciones, tanto políticas (PSOE, IU, ERC,...), como sindicales (varias siglas) y otra amalgama indefinida de ácratas reconvertidos, anarcosindicalistas, 15M, antisistema,...


SUGERENCIAS.


Ya sabemos lo que ha pasado y, sobre todo, lo que puede pasar, si el sindicalismo no modifica su modelo un tanto anacrónico y alguno de sus comportamientos, así como el de alguno de sus líderes más preocupado de su "futuro" que el de sus representados, todos y no sólo quienes tienen empleo.


En este sentido, resumo y sintetizo las siguientes sugerencias:


*Volver a desligarse de ser "correas de transmisión" de otras organizaciones como ya hicieron, en los comienzos de la Transición, no sin esfuerzo, aquellos dos grandes líderes como Marcelino Camacho y Nicolás Redondo, cuando éste último le plantó una huelga general, la primera, al mismísimo "compañero Felipe", al cual colaboró a alzarse con la Secretaría General en el famoso Congreso de Suresnes.


*Entender y colaborar a la flexibilidad laboral en cuanto a salarios, productividad, absentismo, movilidad geográfica y funcional, horarios, convenios de empresa,... indispensables para una mejor organización del trabajo y/o al reparto del mismo, siendo tan defensores de la Empresa como los empresarios.


*Financiarse exclusivamente con las cuotas de sus afiliados, prescindiendo de cualquier ayuda según el modelo centro-nórdico europeo, para mantener una independencia total de toda influencia externa.


*Volver a atender a los trabajadores con su presencia física en las empresas, en las horas en que son más necesarios, y durante todo el tiempo que aquellos precisen.


*Dedicarse exclusivamente a sus fines, evitando todo un entramado de empresas propias (inmobiliarias, aseguradoras, servicios financieros, fondos de pensiones...) como tienen actualmente con un gran número de empleados, que los pueda distraer de su cometido.


*Que los líderes sindicales sean ejemplo de aquello que pregonan y defienden, y no como alguno muy significado que apoya la enseñanza pública y lleva a sus hijos a la privada, que se sienta en Consejos de administración de empresas públicas y/o con ayudas y oculta los muchos miles de euros que percibe,..., si bien esto y alguna cosa más no son censurables "moralmente" como justifica su jefe inmediato.


*Limitarse a sus funciones como Institución, y nunca a ser "poder" del Estado para lo que no tiene atribuciones intrínsecas ni siquiera extrínsecas.


*Respecto a la convocatoria de huelga, si bien es legal y, con independencia de una muy urgente Ley que regule la misma adaptada a esta época, no parece muy legítima, tanto porque la obviaron durante los pasados ocho años (salvo la fallida "huelguita" anunciada), como porque dudo de su seguimiento por los trabajadores, como por la eficacia de la misma y menos en la pavorosa situación en que nos encontramos: otra cosa son manifestaciones que consideren oportunas, desligados de cualquier opción política o de otro tipo.


Y termino con tres últimas consideraciones:


*Evitar la tentación de deslegitimar en la "calle", solos o acompañados, lo que otros si legitimaron en las urnas y, en este caso, de forma contundente, evitando también frentismos derivados e inaceptables.


*No empeorar aún más la mala situación económica, tanto interna como la derivada de la imagen de España, con una respuesta impredecible de los mercados y otros organismos.


*Los sucesos de Valencia de estos días pueden enturbiar, más aún, la necesaria convivencia social y laboral en estos momentos.



1 comentario:

Guillermo Díaz Bermejo dijo...

Ni institución ni poder. Lisa y llanamente "sindicatocracia".
Yo no representan ni a trabajadores, ni a parados ni a nada que se parezca. Representan simplemente a los partidos políticos a los que están vinculados.
Esto no es el sindicalismo que yo defendería y que es en sindicato gremial o profesional, sostenido por las cuotas de sus afiliados, autónomo e independiente de cualquier partido político.